VISITA, APRENDE, EXPLORA

RUTAS CULTURALES ÚNICAS

Enamórate de la Barcelona diseñada por Gaudí

Enamórate de la Barcelona diseñada por Gaudí

POR IRIS M. VÁZQUEZ

Hacer parada en Barcelona sin que se cuele en la lista de lugares para visitar alguna obra de Antoni Gaudí es prácticamente imposible. Máximo exponente de la arquitectura modernista en España, Gaudí dejó un legado de valor incalculable en forma de edificios que constituye uno de los principales atractivos turísticos de la capital catalana.

Hacemos un repaso por obras arquitectónicas de Gaudí que allí te esperan y que no te puedes perder.

La Sagrada Familia

Sin duda, el edificio más emblemático de la ciudad Condal y la obra cumbre de Gaudí (Reus, 1852 – Barcelona, 1926). Aunque, en origen, no fue un proyecto suyo: aceptó en 1883 hacerse cargo de las obras del templo iniciado el año antes por Francisco de Paula Villar, cuyo diseño inicial fue completamente modificado. Han pasado 141 años… y aún no está terminada. Se prevé que la Sagrada Familia (calle de Mallorca, 401) esté lista para 2026, coincidiendo con el centenario del fallecimiento de Gaudí.

Destaca por su carácter innovador: desde los enormes pórticos hasta las torres cónicas (cuando las obras concluyan, habrá un total de 18), pasando por las ventanas en forma de espiral, cada elemento en este edificio rezuma originalidad. Tampoco pasa inadvertida su decoración, tanto en el exterior como en el interior, donde sobresalen las imponentes columnas y sobrecoge el juego de luz y colores.

Como curiosidad: Gaudí está enterrado allí. En concreto, en la capilla de Nuestra Señora del Carmen, una de las siete que conforman la cripta del templo.

Vistas de Barcelona con la imponente Sagrada Familia. Fuente: Ayuntamiento de Barcelona www.sagradafamilia.org

La casa Batlló

Ubicada en el número 43 del paseo de Gracia, en ella vivía la familia que le da nombre, que en 1903 encargó a Gaudí que remodelase la vivienda. Solo con admirar la fachada, se desvelan todas las dudas: sí, la naturaleza fue la principal fuente de inspiración del arquitecto catalán. Luz, color, madera, hierro, cristal, cerámica y piedra se unen para dan forma a un edificio que es desde su construcción un punto identitario de Barcelona.

Aunque todo el edificio impresiona, la azotea es, sin duda, el punto más admirado. ¿El motivo? La bóveda con forma de dragón que enamora a los cientos de visitantes que cada día pasan por la casa, abierta hoy al público.

Luz, color, madera, hierro, cristal, cerámica y piedra se unen para dar forma a la Casa Batlló, un edificio que es desde su construcción un punto identitario de Barcelona.

La casa Milà

Conocida también como La Predera y ubicada en el 92 del paseo de Gracia, es otra de las obras naturalistas más famosas de Gaudí. Destaca, entre otros motivos, por sus originales chimeneas en forma de guerreros. Al igual que la casa Batlló, también está abierta a los turistas, que pueden regocijarse contemplando las rosas esculpidas en la fachada o asomándose a alguno de sus balcones de hierro forjado que juegan a ser plantas trepadoras.

Aunque, mirado desde el exterior, parece un único edificio, lo integran dos, ambos de seis plantas y con sendos patios interiores. Fue un encargo de la pareja formado por Pere Milà i Camps y Roser Segimon i Artells, afamados empresarios textiles.

El parque Güell

Naturaleza y arquitectura forman una dupla perfecta en uno de los rincones más especiales de la ciudad Condal, plagado de azulejos de colores. Pertenece también a la etapa naturalista, por lo que cada elemento arquitectónico encaja con el paisaje circundante. Sus coloridos bancos ondulados que simulan las olas del mar han sido fotografiados millones de veces, pues desde allí se tiene una de las mejores vistas panorámicas de Barcelona. Es un parque, sí, pero, ¡no te olvides de adquirir tu entrada para poder visitarlo!

El parque lleva el apellido de la persona que encargó su construcción, Eusebi Güell, mecenas de Gaudí. De hecho, te recomendamos que te acerques también a conocer el Palau Güell, que supera los 2.850m2. La propiedad pertenecía, claro, a Güell, que encargó a Gaudí levantar un palacio cuyo patio interior conectase con su residencia, situada en la rambla de los Capuchinos. De inspiración oriental, impresionan sus enormes puertas de entrada, diseñadas con ese gran tamaño para que los invitados del conde pudieran acceder a caballo. Su inauguración coincidió con la Exposición Universal de Barcelona en 1888, aunque la construcción no terminó hasta dos años después.

Además, se pueden visitar los pabellones Güell, en la antigua finca de Eusebi Güell en el barrio de Pedralbes. Se conservan tres de los cuatro edificios: las caballerizas, el picadero y la portería. También una de las cuatro puertas con que contaba la finca. En esta construcción, iniciada en 1883, también es evidente la inspiración oriental de Gaudí.

Una imagen del Parque Güell. Fuente: parkguell.barcelona

La casa Calvet

Situada en la calle Casp, número 48 es de estilo barroco. Su fachada, tribuna y mobiliario le valieron a Gaudí el primer premio del concurso anual de edificios artísticos de Barcelona en el año 1900. Fue construida un año antes con piedra arenisca de la montaña de Montjuic y otros materiales como ladrillo o hierro forjado.

Lamentablemente, hay que conformarse con contemplarla desde el exterior, pues no es visitable (tan solo el restaurante de la planta baja). Pero la ornamentación de su fachada bien merece un alto en el camino para contemplarla: no faltan setas, frutas, tórtolas, el escudo de Cataluña y cruces, elementos tan presentes en la obra de Gaudí.

Dato extra: cuando se construyó, superaba la altura permitida en ese momento por el Ayuntamiento de Barcelona para los edificios; Gaudí lo sabía, pero no modificó el diseño.

La casa Vicens

Gaudí diseñó esta casa poco tiempo después de terminar sus estudios de Arquitectura. Lo hizo por encargo de Manuel Vicens i Montaner, un agente de bolsa que anhelaba tener una residencia vacacional en el barrio de Gracia. El resultado fue un curioso edificio cubierto de cerámica en el que son reconocibles influencias de los estilos mudéjar, persa y bizantino.
Te recomendamos, además, acercarte a ver el exterior del colegio de las Teresianas (calle Ganduxer, 85). Mantiene en la actualidad su actividad originaria como colegio, así que no se puede visitar. Es una obra austera, construida en ladrillo y piedra, que supuso todo un reto para Gaudí.

Y si quieres conocer una de las obras más bonitas, aunque también más desconocidas, de Gaudí, ve a ver la torre de Bellesguard, conocida por ese nombre por sus bonitas vistas. Ubicada a los pies de la sierra de Collserola, empezó a construirse en 1900 en estilo neogótico. Gaudí aprovechó las almenas del castillo que allí había en el pasado. Como en el parque Güell, destaca su decoración el uso de azulejos en mosaico. La casa es propiedad privada, aunque se ha abierto al público para facilitar su conservación. Los jardines los diseñó también Gaudí y se pueden visitar durante la época estival.

Si vas a pasar pronto por Barcelona, no te olvides de mirarla con los ojos de Gaudí. Y recuerda que te ofrecemos una visita guiada muy especial con la que te invitamos a conocer la apasionante vida del arquitecto y los hechos históricos que acompañaron la creación de sus obras más famosas.

Deja una respuesta

Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura y Deporte
INÁGORA © 2021

DESIGNED BY ELEYUVE

¿No tienes cuenta? Registrate aquí

¿Necesitas ayuda?
¿Necesitas ayuda?
¿Preguntas, dudas, problemas? ¡Estamos aquí para ayudarte!
Conectando...
Ninguno de nuestros operadores está disponible en este momento, pero déjanos un mensaje y te responderemos lo antes posible.
Nuestros operadores están ocupados. Por favor, inténtalo de nuevo más tarde.
:
:
:
¿Tienes una pregunta? ¡Escríbenos!
:
:
La sesión de chat ha terminado
¿Ha sido útil esta conversación? Vota esta sesión de chat.
Bueno Malo